No es mucha ciencia hacer una casa



Cuando pensamos en el esfuerzo intelectual, económico y moral que se requiere para hacer una casa, la realidad es que nadie se imagina una mini propiedad del tipo de la vivienda de interés social; todos pensamos en una casa con jardines, espacio para las mascotas y para que los niños jueguen. La triste realidad es que el déficit de vivienda en el país se debe principalmente a que muy pocas personas pueden pagarse una casa.

La arquitectura de interés social surgió como una respuesta a las necesidades mínimas de habitación de una familia y al mismo tiempo a la capacidad real de pago de un trabajador, recordemos que un crédito es un vehículo financiero que hay que pagar y que al mismo tiempo genera intereses.

Las tasas de interés que existen en México en los créditos hipotecarios hacen que pocas personas utilicen este vehículo para construir y rentar, por lo que los desarrolladores hacen cientos de copias de casas pequeñas, en terrenos baratos con la finalidad de obtener una ganancia en el producto que el beneficiario de INFONAVIT puede pagar.

No me malentiendan, una de las actividades más satisfactorias para un arquitecto es diseñar una casa para una familia, pero si le preguntan a un arquitecto serio ¿que clase de casa puede construir con $641,400.00 ($28,616.70 dólares americanos) para un cliente que seguramente no tiene terreno, la realidad es que no hay mucho margen para ofrecer algo muy diferente.

Hay que entender que hay muchos asuntos de fondo que el desarrollo de la vivienda para los trabajadores debe atender de manera urgente: los planes de desarrollo urbano deben cambiar para que los terrenos puedan ser de mayor tamaño y más accesibles, pero esto exige un rediseño en la planeación de los servicios municipales (caminos, agua potable y electricidad), los montos de préstamos deberían cambiar, pero mientras la capacidad de pago de los trabajadores no cambie, no se podrá hacer mucho.

Nuestra recomendación sigue siendo la misma; asesorarse con un profesional. Un arquitecto le hará ver la complejidad de construir su propia casa, y si desea autoconstruir, no está por demás buscar una cita para asesorarse y quizá el sueño se haga realidad mejor de lo que pensaba.

108 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo